lunes, 12 de agosto de 2013

UNA ENTREVISTA A EMILIA FERREIRO QUE SIGUE INTERPELÁNDONOS ACERCA DE LA ALFABETIZACIÓN. DEJÁ TU COMENTARIO LUEGO DE LEERLA


Si los docentes no leen son incapaces de transmitir el placer de la lectura 

La educadora argentina que revolucionó la lectoescritura asegura que si los docentes no leen son incapaces de transmitir placer por la lectura. Dice que todos los chicos pueden aprender si los maestros se lo proponen. Para la investigadora, la escuela es muy resistente a los cambios porque siguen instaladas viejas ideas.

Entrevista por Mariana Otero (para La voz del Interior -26 de agosto de 2008-)



 Emilia Ferreiro casi no necesita presentación. Para el mundo de la educación es un referente indiscutible, que revolucionó la enseñanza de la lectoescritura y que realizó numerosos aportes a la alfabetización en el mundo. Es argentina, pero está radicada en México desde hace más de dos décadas. Su tesis de doctorado fue dirigida por Jean Piaget en la Universidad de Ginebra. Hace años que recorre América y Europa dando conferencias y capacitaciones a docentes; es autora de innumerables artículos científicos y libros y fue reconocida varias veces como doctora honoris causa por diversas universidades, entre ellas la Universidad Nacional de Córdoba (1999). La investigadora del Centro de Investigación de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional de México estuvo en Córdoba invitada por la Facultad de Psicología de la UNC. En diálogo con La Voz del Interior , aseguró que el docente no puede seguir haciendo tareas burocráticas, que debe profesionalizarse, que todos los chicos pueden aprender si tienen un maestro que crea que pueden lograrlo y que la escuela se resiste a los cambios que no genera ella misma.

 A continuación, un extracto de una larga charla.

 –¿Qué puede hacer la escuela para evitar el fracaso escolar?
 –El fracaso escolar tiene varias caras (...) Voy a hablar de los aprendizajes vinculados con la lengua. La alfabetización inicial o tiene lugar en los primeros años de la primaria o es un déficit que se arrastra muy mal. Incluso en casos donde no hay percepción de fracaso puede haber fracaso con respecto a lo que significa alfabetizar. Hoy nadie puede considerarse alfabetizado si está en situación de comprender mensajes simples, saber firmar o leer libros con léxico y sintaxis simplificada. Desde finales del siglo XX estamos asistiendo a una revolución en la que la digitalización de la información es parte de la vida cotidiana y la escuela ni se ha dado cuenta. Entonces sigue preparando para leer un conjunto limitadísimo de textos, sigue haciendo una alfabetización para el pizarrón. Trabajar con la diversidad de textos y alfabetizar con confianza y sin temor a circular a través de los múltiples tipos de textos y de soportes textuales del mundo contemporáneo es indispensable. 
–¿Se puede decir que la escuela sigue siendo demasiado conservadora para niños de la era tecnológica?
 –El sistema escolar es de evolución muy lenta. Históricamente ha sido muy poco permeable a cambios que la afectaban. Dos ejemplos: cuando apareció la birome, la primera reacción del sistema educativo fue “eso no va a entrar acá porque arruina la letra”, y la escuela le hizo la guerra a ese instrumento: una guerra perdida de antemano (...) Lo mismo hizo cuando aparecieron las calculadoras de bolsillo y dijeron “eso va a arruinar el cálculo escolar y no van a entrar”. Y entraron con muchas dificultades, hasta que en algunos lugares descubrieron que podía hacerse un uso inteligente de la máquina de calcular. En ese contexto hay que ubicarse. La institución escolar siempre ha sido muy resistente a las novedades que no fueron generadas por ella. 
–Ahora se resiste a la computadora. 
–Es una tecnología de escritura y tiene ventajas innegables para la enseñanza. La primera reacción es de desconfianza. El primer acto reflejo es que si nos traen una, la ponemos con llave.
 –¿Se puede alfabetizar igual en diferentes contextos sociales y culturales y con recursos distintos? 
–Hay cosas que van a ser iguales y otras que son necesariamente distintas. Algo que les digo siempre a los maestros es: “¿Usted no sabe qué hacer el primer día? Lea en voz alta”. La experiencia de escuchar leer en voz alta no es una experiencia de todos los chicos antes de entrar a la escuela y es crucial para entender ese mundo insólito que tiene que ver con que hay estas patitas de araña (muestra las letras) en una hoja y que suscitan lengua.
 –Es otra forma de enseñar a leer y escribir... 
– Más que empezar con la pregunta típica de cómo hago para enseñar a leer y escribir, primero hay que enseñar algo acerca de lo que es la escritura y para qué sirve. El maestro tiene que comportarse como lector, como alguien que ya posee la escritura. La gran diferencia entre los chicos que han tenido libros y lectores a su alrededor y los que no los han tenido es que no tienen la menor idea del misterio que hay ahí adentro. Más que una maestra que empieza a enseñar, necesitan una maestra que les muestre qué quiere decir saber leer y escribir. Cuanta menos inmersión haya tenido antes, más hay que darle al inicio. 
–¿El docente es consciente de que esta es una buena manera de enseñar a leer y escribir? Hay investigaciones que dicen que los maestros no leen.
 –Ese es uno de los dramas del asunto porque se habla mucho del placer de la lectura, pero ¿cómo se transmite ese placer si el maestro nunca sintió ese placer porque leyó nada más que instrucciones oficiales, libros de “cómo hacer para”, leyó lo menos posible. Es muy difícil que ese maestro pueda transmitir un placer que nunca sintió y un interés por algo en lo que nunca se interesó. En toda América latina el reclutamiento de maestros viene de las capas menos favorecidas de la población. En muchos casos no hay aspiración a ser maestro. Y en ese sentido cambió, pasó de ser una profesión de alto prestigio social a una con relativo bajo prestigio social. 
–¿Cuánto influye eso en la alfabetización de los niños? 
–Mucho, porque si alguien está haciendo lo que hace porque no pudo hacer más, se va a sentir frustrado; y la frustración profesional no ayuda al ejercicio profesional. Una escuela vieja. 
–¿Se avanzó en el modo de alfabetizar?
 –Hay una visión muy instrumentalista que piensa lo mismo desde hace tantas décadas que da hasta lástima decirlo. Dice: “Primero vas a aprender la mecánica de las correspondencias grafofónicas y para eso mejor que ni pienses porque es un ejercicio mecánico de asociación de correspondencias. Después vas a aprender de corrido, y después vas a entender lo que estás leyendo y después, quizá, te venga esa cosa desde algún milagro llamada placer por la lectura”. En realidad, el placer por la lectura entre los chicos que tienen lectores a su alrededor es lo primero que se instala (...) Es lo primero, no lo último.
 –Esta tendencia del placer antes que lo instrumental no está en práctica; seguimos con las viejas teorías. ¿Cómo se revierte eso? 
–No es fácil. Lo que no consigo es que me den la lógica de la visión opuesta. Por ese lado hice investigaciones que revelan que los chicos piensan sobre la escritura antes y que lo que piensan es relevante y que es bueno tenerlo en cuenta. 
–¿Sigue en vigencia esa idea de que el maestro es la autoridad que les enseña a niñitos que no saben nada? –Siguen instaladas viejas ideas que son parte de la lentitud del sistema para reaccionar. A veces con el razonamiento de que si siempre se hizo así para qué cambiar (...) Una de las tendencias es regalarle el fracaso a la familia o al niño y no asumir la responsabilidad de que todos los chicos pueden aprender y deben aprender. Andan buscando desde antes que empiece el año escolar quiénes van a repetir o quiénes son los disléxicos o los que tienen alguna patología por la cual la cosa no va a andar. Y realmente todo cambia muy fuerte cuando el maestro dice “aquí no va a haber repetidores” y cuando asume desde el inicio que “aquí van a aprender todos”. Eso exige un involucramiento fuerte del maestro con el aprendizaje; ahí entramos en otra vertiente, en la que el oficio del maestro se ha ido burocratizando cada vez más y desprofesionalizando al mismo tiempo. Recibe instrucciones y las ejecuta: esa es la definición de un burócrata. En tanto, el profesional es el que sabe lo que está haciendo, por qué lo está haciendo y tiene una racionalidad y una especificidad que puede defender profesionalmente.
 –¿Cómo se hace para sacar adelante a niños que concurren a escuelas donde hay un libro cada 40 alumnos, sin biblioteca ni computadora y el docente, además, atiende situaciones familiares, psicológicas? 
–Enseñar a leer y escribir bajo los bombardeos es difícil. Cuando un maestro está convencido de que puede hacer algo termina descubriendo la manera de hacerlo, y si deja que el malestar general lo apabulle no va a poder hacer nada. Si acepta estar ahí es porque cree que algo puede hacer. Si forma parte de la desesperación colectiva, si se deprime junto con el ambiente, no va a poder hacer nada. Pero hay maestros creativos que consiguen llevar adelante algo que da esperanza... El maestro tiene que decir “aprender es posible”, como el médico decir “la salud es posible”.

22 comentarios:

  1. Más que una maestra que empieza a enseñar, necesitan una maestra que les muestre qué quiere decir saber leer y escribir. Esta frase me gustó mucho. A lo largo de la entrevista dice cosas muy interesantes, pero esto es lo mas impotante creo yo, si nosotros futuros docentes no leemos.....

    ResponderEliminar
  2. Me gusto mucho la entrevista y coincido con lo que plantea,¿de que sirve enseñar sin antes enseñarles lo que significa leer y escribir?ese es el primer gran paso a dar ante los chicos.Con respecto a que los docentes tenemos que transmitir el placer por leer ¿como lo podríamos hacer si nunca leemos ni abrimos un libro?son muy interesantes estos interrogantes ya que nos abren la mente y nos dejan reflexionando ante la difícil tarea a la hora de ejercer nuestro rol.(AD)

    ResponderEliminar
  3. Es imprescindible tener en cuenta que cuando se quiere enseñar a leer y escribir, es necesario tener una noción de lo que se quiere transmitir, es decir, deberíamos tener adquirido el hábito y demostrárselo a los nenes. Además poder transmitir que nosotros mismos tenemos las competencias desarrolladas en lectura y escritura; y desde allí poder desarrollar la enseñanza de las mismas.
    Por su parte las tecnologías son una de las tantas herramientas que están a nuestra disposición y hay que saber usarlas, para poder darles un buen uso (consciente) y sacar provecho de ellas para el desarrollo de nuestras clases. Natalia Sosa.

    ResponderEliminar
  4. Leer y escribir es una actividad que debe tener muy presente un docente en su vida diaria, para que su práctica cobre sentido y pueda transmitir esa experiencia a los alumnos. Además, con su ejemplo los invite a poder leer para informarse, instruirse, construir juntos mundos imaginarios, reales o posibles, que les brinde el acceso a la creatividad y que el trabajo con diferentes textos y soportes les abra el panorama acerca del uso de los mismos, ya sea por necesidad o placer.
    Walter Carruega Galiano

    ResponderEliminar
  5. Hay muchas cuestiones en las que concuerdo con Emilia Ferreiro, principalmente en el hecho de la “profesionalización del docente”.
    Las escuelas y los maestros deben despojarse de lo que se les impone, y deben dar rienda suelta a la creatividad ya que los chicos perciben cuando el docente hace las cosas con gusto, y cuando no, y de acurdo con la motivación que el maestro les ofrece, va a responder del mismo modo. Esto repercute en todos los contextos, pero sobre todo en aquellas realidades donde los alumnos no tienen la posibilidad de que alguien los acompañe en el camino del aprendizaje.
    Comenzar o terminar una clase leyendo un cuento, sin que luego se busque aplicar un contenido, es una forma de despertar en los niños la inquietud y las ganas o el gusto por leer, que sea un momento de descontractura que les sirva para disfrutar.
    El docente tiene, por su parte, la tarea de dedicar algunos momentos de su tiempo también para ejercitar y disfrutar de la lectura. De este modo podrá presentar ante sus alumnos una actitud alentadora en cuanto a la lectura. La enseñanza de la lectura y la escritura no debe tampoco quedar sujeta en el área lengua, sino que también debe articularse con las ciencias, matemática, música y plástica. De esta manera el niño le otorgará a la escritura y a la lectura la importancia que merece: nos permite expresarnos, comunicar lo que apreciamos y sentimos. No son meramente símbolos sin sentido, cuyo uso queda sujeto solo a la escuela. NADIA CASTRO

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo con muchas de las ideas y opiniones que expone Emilia Ferreiro.
    Nosotros como futuros docentes debemos tratar de no centrarnos solamente en la enseñanza del saber leer, el saber escribir, sino que también debemos tratar de explicarle a nuestros alumnos, el significado de la lectura y la escritura.
    Debemos lograr que nuestros alumnos sientan placer por leer, leyendo un cuento al comienzo o final de la clase por ejemplo. Siendo creativos para que los niños respondan de la misma manera.
    Trabajemos para no caer nosotros, como docentes, en la lectura obligada, busquemos momentos para dedicarle el tiempo a algún libro y así poder disfrutar y ejercitar la lectura.
    María del Huerto Bustamante

    ResponderEliminar
  7. Esta entrevista me parece muy interesante y me llena de preguntas a la ves,pienso que es una entrevista que nos esta alarmando como futuros docentes y en un punto nos ayuda a reflexionar acerca de que tipo de docentes queremos ser. Lógicamente cierto es que si nosotros no sabemos donde estamos parados y no entendemos lo que es la lectura y la escritura difícilmente podamos transmitir un verdadero significados de estos términos, pero lo mas alarmante es que no son simplemente términos,son dos tipo de conocimientos que nosotros como docentes debemos dejar como legado para el resto de la vida de nuestros alumnos pero... Pensando en lo que la autora dice. ¿Como puedo transmitir placer por leer o escribir si es algo que yo nunca aprendí? ¿ Como se hace para romper esa barrera que desde mi infancia tengo creada por los que fueron mis docentes o por que mi entorno no me lo supo dar? Quiero apostar a la reflexión de Emilia Ferreiro de que "Todos podemos" y así con el tiempo conseguir ese placer por la lectura para poder transmitirlo, es decir, empezar por mi para llegar a los demás. Por otro lado, pienso que la lectura y la escritura son un medio de transporte para los niños y en nosotros esta la clave para que eso se logre, si podemos enseñar y demostrar que solo con el hecho de leer y escribir podemos soñar, volar, viajar, conocer y entender ademas de aprender un mecanismo nuestra tarea estaría cumplida y seria muy provechoso y reconfortante. En cierto modo considero que los que tenemos que abrir los ojos y darnos cuenta que somos la clave somos nosotros, de nosotros depende nuestra profesión, la que tenemos que alimentar y perfeccionar día a día y quizás aveces hasta arriesgar para no quedarnos en recibir ordenes o cumplir al pie de la letra con lo indicado, tenemos animarnos a utilizar y aprovechar todos los recursos que nos sean útiles para lograr nuestras metas, utilizarlos de forma consciente e inteligente por que ademas de ser herramientas también serán parte del aprendizaje de los alumnos en el futuro. (MARIANA CANTERO)

    ResponderEliminar
  8. Me pareció una entrevista super interesante de la cual si nos ponemos a pensar dice muchas verdaderas pero sobre todas las cosas creo q la frustacion profesional es lo peor q le puede pasar a un docente.
    También haciendo las practicas me di cuenta que la escuela en muchas cosas es como q se esta "quedando atrás" ante el avance de la sociedad y eso a mi pensar se debe mucho a que los docentes no se actualizan para lo cual requiere mucho de lectura.
    Pienso que el docente debe sentir placer por lo que hace porque sino ¿como transmite el conocimiento?y en este caso en particular ¿como transmite el placer por la lectura? y si se instala el placer por la lectura como se debe no nos tendría q preocupar el avance de las nuevas tecnologías porque al momento de elegir seleccionarían un libro en lugar de un juego para la compu. Igualmente creo q también el docente debe hacer un uso pertinente de las nuevas tecnologías a la hora de enseñar.(mariana clemente)

    ResponderEliminar
  9. Esta entrevista es un buen aporte a mi formación. Es muy importante rol docente frente a esta visión de viejas ideas donde el maestro es solo el transmisor de información. Desde mi punto de vista y coincido con Emilia Ferreiro el docente es el pilar de la educación del niño y y es necesario su profesionalización. Es importante que este docente sea optimista y este convencido de lo que hace.Y se dedique con todo entusiasmo a su tarea, la de educar. Utilizando todos los recursos a su favor para que su tarea en el aula sea enriquecedora y positiva. Destaco acá una de las frases en que tendríamos que apoyarnos como futuros docentes cuando estemos en alguna situación que nos desborde. "Cuando un maestro está convencido de que puede hacer algo termina descubriendo la manera de hacerlo, y si deja que el malestar general lo apabulle no va a poder hacer nada. Si acepta estar ahí es porque cree que algo puede hacer." (JOSEFINA FORNILLO)

    ResponderEliminar
  10. Finalizando la lectura de la entrevista puedo destacar varias cosas que hicieron ruido en mi mente como futuro docente: Que el maestro no debe ser un burócrata sino un Profesional,esto me llevó a pensar que el docente recibe instrucción y las lleva a cabo dejando de lado lo que esta haciendo, para qué lo esta haciendo sin poseer raciocinio ni especificidad con la que puede defender profesionalmente su tarea docente. Ser profesional requiere de nuestra parte, tener bien en claro cual es el objetivo, que tengo, en este caso, que el niño o adulto aprenda a leer y a escribir.
    Que mi compromiso con el aprendizaje debe ser verdadero...debo estar dispuesto y seguro que puedo cumplir con la meta de que todos los alumnos pueden aprender, impidiendo que las problemáticas de alrededor influyan en la misma.Esto no va a ser fácil pero tampoco es imposible.
    Que mi creatividad y mi ejemplo en la lectura sin duda que acarreara frutos para los que deseo que aprendan.
    Realmente es un trabajo duro pero a la larga traerá satisfacciones a mi tarea como docente.
    Sandra Benetto

    ResponderEliminar
  11. Estoy muy de acuerdo que vivimos en un mundo que avanza tecnológicamente en todos los ámbitos, es por ello que también en la docencia hay que saber implementar esos saberes o recursos para facilitarle al alumno los procesos cognitivos como asi támbien favorecer el aprendizaje en ellos.
    Muchos docentes son "reácios" pero necesitan "motivarse" para poder capacitarse y poder llevar a cabo una buena transmición de conocimientos.
    En la realidad los docentes transmitimos lo que "tenemos incorporado". Estoy de acuerdo con el artículo cuando hace mención "...primero hay que enseñar algo acerca de lo que es la escritura y para qué sirve. El maestro tiene que comportarse como lector, como alguien que ya posee la escritura. La gran diferencia entre los chicos que han tenido libros y lectores a su alrededor y los que no los han tenido es que no tienen la menor idea del misterio que hay ahí adentro..."
    Cómo se transmite ese placer si el maestro nunca sintió ese placer porque leyó nada más que instrucciones oficiales, libros de “cómo hacer para”, leyó lo menos posible. Es muy difícil que ese maestro pueda transmitir un placer que nunca sintió y un interés por algo en lo que nunca se interesó.
    Estos temas con muy interesante ya que es la "triste" realidad en la que el sistema educativo esta atravesando, el desinteres, o el "facilismo" toma protagonismo, muchos docentes dicen "se necesita motivar al alumno", yo lo entiendo como: primero MATIVAR AL DOCENTE, que se interese, y luego si, motivar al alumno para crearle interes.
    Esta es mi humilde opinión.
    SALUDOS-
    PERALTA, MIlagros.

    ResponderEliminar
  12. Evidentemente Emilia Ferreiro tiene muy claro lo que ES SER DOCENTE y los argumentos que presenta son verdaderos, profundos y alarmantes al mismo tiempo.
    Digo alarmante porque nosotros como futuros docentes, tenemos que tener en cuenta los aspectos que un docente no debe olvidar: ser inclusivo; despertar esa pasión por la lectura y la escritura; no ser docentes burócratas; saber utilizar las tecnologías que nos brinda la sociedad de hoy en día y no ser quienes relegan el fracaso escolar a los padres o a la sociedad, sino ponernos nosotros como meta que todos los niños aprendan, que todos sepan lo que es que les lean un cuento, que aprendan a imaginar su mundo de fantasías y poder expresarlo por medio de la palabra.
    Siempre tenemos que tener presente que para algunos niños, los docentes son los únicos que pueden mostrarles un mundo distinto, en el que todos formamos parte de él, y todos participamos y opinamos, nos comunicamos y podemos expresarnos libremente. Pero para poder lograr esto, debemos ejercer nuestra tarea docente con entrega y amor hacia los niños, y no olvidar que debemos seguir perfeccionándonos todo el tiempo, porque esta sociedad cambiante lo demanda.

    Lorena Vallejos

    ResponderEliminar
  13. Los datos que nos brinda Emilia Ferreiro, son más que interesantes para nuestra formación. Antes que nada, me impactó, lo que la investigadora cuenta a cerca de la muy lenta evolución del sistema escolar, haciendo referencia a la digitalización de la información, que está bastante alejada de los establecimientos escolares. Y que no podemos hablar de alfabetización, sino tenemos presentes la multiplicidad de textos y de soportes textuales del mundo actual.
    Otro punto clave para destacar, el que el docente pueda transmitir el placer por la lectura. Sería bueno que todos los futuros educadores y docentes actuales, no solo adopten el habito de la lectura, sino que también disfruten de estos momentos… y de sus beneficios! Y así, poder formar a los niños para que puedan elegir y realizar juicios críticos de la multiplicidad de textos. Pero más que nada, el placer de una actividad muy beneficiosa.

    Talia Machunske

    ResponderEliminar
  14. podesta stella.
    La vida se renueva constantemente. Es lógico sentir miedo ante lo desconocido lo que no debemos hacer como docentes es paralizarnos. Es importante que sigamos caminando con coraje el camino elegido "la docencia"La educación es ante todo un acto de amor.Miremos nuestro trabajo para mostrarnos a nosotros mismos quiénes somos.
    Aprender es posible... dijo Emilia Ferreira.

    ResponderEliminar
  15. La entrevista realizada a Emilia Ferreiro me parecio muy importante en todos sus aspectos,considero que las pautas que dan deberíamos seguirlas para poder brindar una buena enseñanza.En cuanto al tema de la lectura es imprescindible tratarlo con entusiasmo ,ya que depende de nosotros la manera en que vamos a plantearlo y la respuesta que vamos a obtener de los niños,generar el entusiasmo a ellos es la herramienta principal para poder partir hacia otros temas y de esta forma inculcar el hábito de la lectura.
    Creo que los maestros de hoy no debemos resistirnos al cambio ni sentir miedo por ello,sino que debemos tomar las nuevas herramientas y utilizarlas de la mejor manera posible implementando el conocimiento en los niños y creando en ellos ,por ejemplo:un buen uso de la tecnología. EVELYN MEYNET

    ResponderEliminar
  16. Estoy de acuerdo con Emilia Ferreiro de que si el docente cree que es posible, se puede lograr el proceso de lectura y escritura, de manera placentera a pesar de las dificultades sociales y contextuales .
    En relación a el avance de la escuela con las nuevas tecnologías pedo decir que como futuro docentes debemos tratar de incluir este ambiente tecnológico de la nueva era ,al aula de manera continua y no quedarnos descontextualizado a la realidad .
    Nahuel Pinget

    ResponderEliminar
  17. un maestro frustrado es algo feo en el arte de educar. creo que como docentes debemos capacitarnos constantemente , ya que la sociedad va cambiando y con ella la forma de captar la atención de los niños. considero que es necesario despertar el interés de los alumnos por leer y escribir, es decir dotar de sentido ello. Ivana Natacha Velazque.

    ResponderEliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  19. Coincido con lo expuesto por Ferreiro. El docente no es alguien exento de leer, si el docente, quien es el modelo a seguir por los alumnos, no tiene hábitos de lectura le será difícil inculcarles el mismo a sus alumnos.
    Por otro lado, como futuros docentes siempre tenemos que tener el pensamiento centrado en que todo es posible, como el darle un marco distinto, novedoso a la lectura en el aula y el hogar.
    La escuela y el docente tampoco pueden estar al margen de los avances tecnológicos, muchas veces se tiende a negar la utilización de los nuevos dispositivos, pero habría que pensar en educar a los niños para que hagan un uso óptimo de los mismos, pudiendo así aplicarlos en usos recreativos y didácticos.
    Emanuel Zaniboni.

    ResponderEliminar
  20. Teniendo en cuenta los datos que aporta la autora en esta entrevista, podemos decir que la alfabetización no es una adquisición natural, sino que el aprendizaje del sistema y uso es un producto cultual. Por lo cual el modo de desarrollo y empleo de saberes dependen de circunstancias culturales y sociales. Y como apropiación y recreación de la cultura escrita, tiene por objetivo comunicar sentimientos, pensamientos para alcanzar un objetivo superador. (Valeria Quintana)

    ResponderEliminar
  21. Al leer el articulo pensaba cómo un sistema tan importante para la sociedad como lo es la escuela, para la capacitación de sus ciudadanos, puede ser tan impermeable a los cambios y me planteo cómo sera el día de mañana ingresar a nuestro desempeño profesional con ideas renovadoras y encontrarse con un sistema poco flexible al cambio.
    Por otra parte, noto la insistencia de la autora en cuanto a la necesidad de que el docente debe reconocer que el alumno debe aprender como decodificar el código escrito pero esto debe ser acompañado por aquellos aspectos que le den sentido a esa decodifican. Sera necesario entonces, que el alumno descubra que existen objetivos y propósitos, que esa escritura o lectura sirve para algo, tiene sentido, de ahí la necesidad del docente de contextualizar ese proceso alfabetizador y que no se adquieran las habilidades escritoras y lectoras a partir de actividades aisladas sin contextualizar. Por ultimo, otro punto relevante, tiene que ver con que el docente genere ese ambiente propicio que le permita al alumno sentir placer por la lectura, generar interés y contagiar pasión por la misma a partir de su propio comportamiento hacia la lectura.

    ResponderEliminar
  22. Estoy de acuerdo con las palabras de Emilia Ferreiro. Nosotros como futuros docentes debemos formarnos día a día, por ello me parece interesante aprender estas cuestiones sobre la lectura y la escritura, ya que vamos a hacer educadores.Si como docentes no tenemos el habito de leer: que podemos llevar a nuestros alumnos, siendo nosotros un ejemplo y un guía para ellos.Nuestra tarea es tratar de despertar en los niños curiosidad e interés por la lectura y la escritura. Saber de que se trata eso que para ellos es tan extraño. Diaz Noelia

    ResponderEliminar